Funcionamiento del Mercado de Valores

imagen foto_portada.jpg

Este mercado se mueve fundamentalmente por la oferta y demanda de valores, es decir por la relación entre los inversionistas o compradores de valores (personas, empresas públicas o privadas, nacionales o extranjeras) y quienes ofrecen esos valores (sociedades anónimas, empresas públicas, bancos, etc.).

El Mercado de Valores forma parte del mercado de capitales de nuestro país -junto con los mercados de seguros y de créditos-, donde interactúan las personas, sociedades o empresas que desean invertir, denominados inversionistas, con las empresas o emisores que buscan financiamiento para sus proyectos.

Para ello, se relacionan y negocian instrumentos tales como acciones, bonos y fondos mutuos, a través de los intermediarios de valores y otros agentes.

Operar en el mercado con agentes regulados (que son fiscalizados) le brinda seguridad a quien invierte.

El Mercado de Valores está ligado a tres aspectos fundamentales de la actividad económica: el ahorro, la inversión y el financiamiento de proyectos de inversión de emisores.

El ahorro es el porcentaje del ingreso que no se destina a gastos en bienes y servicios y que se reserva para necesidades futuras a través de una cuenta de ahorros en una institución financiera.

La inversión es la adquisición de bienes físicos o financieros para obtener beneficios futuros.

En el caso de los bienes físicos o materiales, como una propiedad, los beneficios se debieran obtener mediante su venta con ganancias, es decir se vende por un precio mayor al que se la adquirió.

La inversión en bienes o instrumentos financieros rinde beneficios cuando se obtiene una rentabilidad positiva. La rentabilidad se refiere al porcentaje de crecimiento del monto invertido.

Hay instrumentos cuya rentabilidad se conoce al momento de adquirirlos (instrumentos de deuda), como el interés de una cuenta de ahorros en un banco. Mientras no se retire lo invertido antes de la fecha definida como su vencimiento, estos instrumentos de deuda se pueden transar y tienen como riesgo, la capacidad de pago del emisor del título y la evolución de la tasa de interés.    

Pero también hay instrumentos cuya rentabilidad fluctúa (renta variable), por lo tanto, en ocasiones pueden generar ganancias, en otras sólo se mantiene el monto de la inversión, y a veces pueden perder parte o el total del monto invertido.

El mercado de valores es regulado y fiscalizado por la Comisión para el Mercado Financiero (CMF).

Revisa el esquema interactivo de este mercado