Operación a plazo

Es aquella transacción en que ambas partes acuerdan diferir la liquidación de la operación de compraventa de acciones o cuotas de fondos a un plazo determinado, el que no podrá ser inferior a tres días hábiles bursátiles ni superior a 180 días corridos después de realizada la operación.